Defensa Civil y personal municipal de diferentes áreas de la subsecretaría de Servicios Públicos -Infraestructura, Higiene Urbana y Espacios Verdes, entre otras- y de Desarrollo Humano continúan trabajando en distintos sectores de la ciudad cabecera por las intensas lluvias caídas ayer (jueves) y esta madrugada y que provocaron el anegamiento de calles que debieron ser cerradas al tránsito vehicular hasta que el agua fue escurriendo. Esta mañana, incluso, algunas de ellas permanecían cerradas.

Tres familias debieron ser evacuadas por Defensa Civil, Bomberos Voluntarios e integrantes de Tránsito municipal, alojándose en casa de familiares en todos los casos.

Los barrios y áreas donde hubo mayores inconvenientes con el anegamiento de calles son el Aramendi, La Lonja, calles Rivadavia, Mitre al 800, Raúl González y Salta.

La dirección de Caminos Rurales extendió la inhabilitación del Tránsito Pesado por otras 24 hs. hasta mañana (sábado) a las 19, por todos los caminos rurales del distrito.

Desde alrededor de las 3 hs. de la madrugada, y con el intendente municipal, Miguel Fernández, a la cabeza, funcionarios y personal municipal recorrieron la ciudad para definir acciones que permitieran acelerar la resolución de las dificultades que se iban encontrando.

El viento también volteó alrededor de una decena de plantas y árboles, registrándose la caída de un eucaliptus en la calle Uribarri y la rajadura de un cedro en Plaza Italia.

“Ayer (jueves) por la tarde tuvimos la caída más de 50 mm en muy poco tiempo, y si bien las alcantarillas y bocas de tormenta funcionaron bien, colapsó el reservorio de lo que es Parque (Municipal Villegas) y canal (calle Llambias), entonces tardó en drenar el agua”, dijo Nicolás De Paulo, a cargo de Defensa Civil, quien agregó que tuvieron inconvenientes “en aquellas esquinas incluidas dentro del plan de emergencia”.

De Paulo comentó que “después, a la noche y madrugada (de hoy), sucedió lo mismo, pero cayeron alrededor de 80mm que se sumaron al agua de la tarde y el drenaje fue más lento.

Tuvimos problemas en algunas viviendas de calle Salta, también en Mitre al 800 y en Raúl Gonzalez, y en total hubo tres familias evacuadas con ayuda de personal de Bomberos y de Tránsito que se refugiaron en casa de sus familiares”.

“Ya fue bajando el agua y liberó calles que están transitables. Pero dentro de todo no fue tanto, salvo la situación de las tres familias que mencioné, teniendo en cuenta la intensidad de la lluvia en muy poco tiempo, algo que hace que cualquier sistema de drenaje se sature”, completó De Paulo.

Adhemar Enrietti, subsecretario de Servicios Públicos, precisó que los barrios Aramendi y La Lonja seguían siendo esta mañana (viernes) las zonas más complejas. “Estuvimos recorriendo entre las 3 y las 5 de la mañana y había calles con más de un metro de agua y todavia tenemos desagües que están muy llenos”, dijo.

“Ha sido una tormenta con mucha agua en poco tiempo y eso siempre hace complicada la situación. La calle Rivadavia todavía en algún sector tiene agua”, sostuvo, y explicó que estarán interviniendo “la calle Tala, en la entrada a lo que es el Basural, para romper y poner alcantarillas y poder descomprimir toda esa zona, dándole salida más rápida al agua”.

Después de apuntar que “ahora está volviendo todo a la normalidad, con Bomberos, Defensa Civil y personal municipal, todos trabajando, Enrietti añadió: “Estamos viendo los desagües pluviales en la zona detrás de La Lonja y trayendo una retroexcavadora para hacer algún entubamiento nuevo. Nos hemos encontrado hasta un colchón de dos plazas obstruyendo un caño de desagüe principal”.

Federico García, director de Espacios Verdes, completó el panorama puntualizando que “se cayeron alrededor de diez árboles, de los cuales hubo dos grandes, uno en Plaza Italia y otro en un terreno ubicado en la calle Félix de Uribarri que cortó una línea de tensión; era un eucalipto muy grande. También cayeron árboles pequeños y ramas pero el daño fue muy menor al de la pedrada pasada”.