Una cuadrilla de personal de la subsecretaría de Servicios Públicos cerró esta mañana el tránsito en ambas manos de la calle Tala, a la altura del Basural, para colocar una cañería que facilitara el drenaje más rápido del agua que quedó estancada en los barrios Aramendi y La Lonja como consecuencia de las copiosas lluvias caídas desde ayer a la tarde (jueves) en la ciudad.

Adhemar Enrietti, subsecretario de Servicios Públicos, explicó que “se está poniendo una tubería de 1.20 metros de diámetro, el tamaño más grande que disponemos, para conectar el agua que viene por el canal pluvial de la calle Tala con el pulmón de agua de la laguna Picú Lauquen”.

Los barrios La Lonja y Aramendi son dos de los sectores que más inconvenientes sufrieron por las tormentas , especialmente con las intensas lluvias que se registraron esta madrugada. Esta mañana no había terminado de escurrir el agua.

Al advertirse que en calle Tala seguía habiendo 40 cms. de de agua sobre el nivel de la calle de tierra sin drenar, desde el Municipio se resolvió hacer esa obra en lo inmediato y planificar un trabajo de mayor envergadura para darle un mejor desagote a la zona.

“La dificultad puntual se presentó debido a que se junta el agua de 3 ó 4 canales en uno solo sumando a que las tierras de la Ampliación Urbana ya no captan agua como antes porque lo impide la construcción de las nuevas viviendas”, dijo Enrietti.