El intendente municipal, Miguel Fernández, firmó hoy (miércoles) por la mañana un convenio con la Universidad Nacional de Hurlingham vinculado a la compra de medidores de dióxido de carbono que desarrolla esa casa de altos estudios del oeste del conurbano bonaerense.
“Cada día hay más evidencia científica sobre que una buena ventilación de los ambientes cerrados disminuye el riesgo de contraer enfermedades respiratorias como el COVID-19”, señaló Fernández, al tiempo que indicó que serán los jardines de infantes municipales algunos de los destinos de los 20 medidores adquiridos. La firma se concretó junto al l Vicerrector- Rector en ejercicio, Walter Wallach.
“Desde sus comienzos la universidad se planteó estar cerca de los problemas de la comunidad y con el inicio de la pandemia el conocimiento que poseen nuestros investigadores se pudo traducir en el desarrollo y fabricación de estos medidores de dióxido de carbono que hoy están presentes en las escuelas de Hurlingham”, expresó Wallach.
La UNAHUR participó en la confección de una guía de recomendaciones para la prevención de transmisión de COVID-19 por aerosoles, que elaboró la Dirección General Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires y será destinado a las escuelas. Propuesta pedagógica que se enmarca en contenidos curriculares para todos los niveles, y explica cómo se deben realizar las mediciones de CO2 y las medidas de cuidado que reducen el riesgo de transmisión.
La UNAHur firmó más de 15 convenios con diversas entidades para proveer más de 700 medidores de dióxido de carbono que ya han comenzado a utilizarse en distintos puntos del país.
Estos equipos sirven para medir el CO2 como un indicador de la ventilación y controlar si hay suficiente renovación de aire en espacios cerrados como son las aulas y oficinas de establecimientos educativos. Para esto será necesario seguir los protocolos de manera de que la medición sea representativa del valor de CO2 de cada ambiente.

. ¿POR QUÉ MEDIR CO2?
El CO2 está presente en el aire con una concentración de aproximadamente 400 ppm (partes por millón). El aire exhalado por un ser humano puede tener 40.000 ppm de CO2. Un límite prudente es evitar que la concentración de CO2 supere las 800 ppm. “Si se supera ese umbral, se deberá generar una mayor corriente de aire, abriendo más puertas y ventanas, forzar la circulación de aire fresco o, de no ser posible, evacuar el ambiente”, explica el Dr. Jorge Aliaga, Secretario de Planeamiento y Evaluación de la UNAHUR e impulsor de la iniciativa.

. EL DISEÑO DE LOS EQUIPOS
En el Laboratorio de Ingeniería y Ensayos que funciona en el Centro de Servicios y Tecnología Nuclear y Energías Alternativas de la UNAHUR se diseñan y producen los medidores de CO2 Aire Nuevo a partir del trabajo de estudiantes avanzados de las carreras de Diseño Industrial, Energía Eléctrica, Tecnicatura en Informática y del Instituto de Educación. A la fecha, se han desarrollado más de 700 medidores y que ya han comenzado a distribuirse en CABA, Buenos Aires, Córdoba, Salta, Misiones y Chubut.