Restos de poda, restos de comida, yerba mate, cáscaras de huevo, residuos de baño, pañales, papeles húmedos o sucios, barrido, cenizas, trapos húmedos, etc.